Beneficios del porteo

Porteo

El porteo tiene numerosas ventajas que dividiremos en:

  • Emocionales. Les aporta la seguridad de estar en brazos. Después de 9 meses unido físicamente a la mamá, el bebé necesita seguir estando cerca, descubriendo lo que le rodea poco a poco, desde la tranquilidad de encontrarse en una  zona segura para él. Además, al estar apoyado en el pecho de la madre, el latido del corazón que ha estado escuchando durante toda la gestación, le ayuda a tranquilizarse y a conciliar el sueño.
  • Psicológicos. Ayuda a establecer un vínculo afectivo con el/la porteador/a de forma más temprana.
  • Físicos: La postura ergonómica correcta (postura “ranita”) favorece el correcto desarrollo locomotor de espalda y cadera y ayuda a corregir ligeras displasias de cadera.
  • Ayuda a calmar cólicos, gases y el reflujo, gracias a la postura en vertical que adoptan los bebés al ser porteados.
  • La posición vertical favorece también la eliminación de mocos y la limpieza del aparato respiratorio que en posición horizontal es mucho más difícil de evacuar.
  • Favorece el correcto desarrollo del cráneo y la cabeza, ayudando a prevenir la plagiocefalia postural (o cabeza plana).
  • Permite al porteador/a, al dejarle los brazos y manos libres, realizar tareas de la vida diaria atendiendo las necesidades básicas del bebé, manteniéndole pegado y aportándole la seguridad y calor que necesita en los primeros meses y también después.
  • Facilita el sueño, por la escucha del latido, el movimiento, el olor y el calor de mamá o papá que le remiten al útero materno.
  • Favorece la lactancia materna. Durante los primeros meses de vida del bebé la lactancia materna a demanda puede hacerse algo pesada, debido al tiempo que están en el pecho muchos bebés. El uso de portabebés permite dar el pecho en movimiento, realizando diferentes tareas, caminando, etc. Por lo que es un gran aliado y favorece la lactancia materna, permitiendo una mayor comodidad y libertad a la mamá.